La Pareja Ideal y Las Diferentes Caras del Amor

el bart simpson escribiendo en una pizarra de la pareja ideal

Hay diferentes caras del amor: los amores nuevos, con sentido de complicidad; los amores buenos y sólidos, con camino recorrido que les da profundidad. Hay amores tormentosos, que quitan la tranquilidad y amores compartidos, que son como una herida que nunca cierra. Me parece un momento oportuno para tocar el tema de buscar la pareja ideal, y de cómo evitar sabotear tus posiblidades. Encontrar la pareja ideal es un regalo; no hay soluciones mágicas, pero sí actitudes y conductas que lo facilitan. Mucho depende de cómo manejamos nuestra realidad y qué esperamos del otro.

Cuando el amor surge con atracción intensa, es muy importante no apresurar la intimidad física. Hace falta tiempo para desarrollar una relación. La intimidad apresurada es como un corto circuito, que obliga a conocerse después. Abundan las fantasías que pueden impedir que una buena relación se realice. Una de estas fantasías es que la persona ideal nos llene del todo y nos adivine. De esa fantasía pueden derivarse desilusión y exigencia. Si la pareja nos llena un 70 por ciento de nuestras necesidades, estamos bien. El resto lo debemos llenar nosotros mismos, con intereses propios, familia y amistades. Pedir más es cosa de telenovelas, y puede ahogar la relación. De la fantasía que el ser amado nos “adivina” pueden venir decepciones innecesarias. Cada cual tiene patrones de la infancia sobre lo que es importante; lo que una mujer espera con ilusión puede ser muy distinto de lo que el hombre supone. La buena comunicación y candidez que deseamos de la pareja ayuda a sentirnos comprendidos y validados. Una buena relación es una relación equilibrada. Usualmente la pareja se da cosas distintas: una parte da estabilidad y otra alegría; una persona es más cariñosa que la otra, pero en conjunto, hay una sensación de balance. Una buena forma de vislumbrar si la relación a la larga va a ser adecuada es analizar cómo la pareja actúa con su familia y sus amigos. ¿Hay lealtad?, ¿consideración? Si alguien requiere mucho tiempo personal, le conviene buscar una pareja independiente; si por el contrario la persona requiere conexión constante, mejor huye de quien requiera más espacio que un astronauta. Las buenas parejas enfrentan y resuelven sus problemas, aceptando las diferencias y alcanzando soluciones posibles. Soluciones en las que ceder es aceptar y acomodar la realidad de la otra persona, o encontrar una solución intermedia. Esto representa una victoria de los dos: es comprender que el sendero conjunto es diferente del sendero independiente. La pareja ideal es la persona adecuada para caminar por la vida. Unirse como pareja es un evento; tener satisfacción mutua en el camino es logro de dos.

Busco Un Amor
Comments are closed.