Cómo Manejar Situaciones Difíciles y Controlar Nuestra Conducta

foto imagen de codigo de conducta (amigos para siempre)

Hay relaciones difíciles que mantenemos por diferentes razones, ya sean prácticas, familiares o sentimentales. Sólo podemos controlar nuestra conducta, pero la forma de manejar una relación difícil puede ayudaros a sobrellevarla, y hasta llegar a influir positivamente en la otra persona.

No te culpes de los problemas del otro. Esto es muy común, y hasta reforzado por la otra persona. Esto no significa que lo quieres menos, sino demuestra que estás clara, y te quita la carga adicional de culpa.

No critiques ni culpes a la otra persona. La mejor manera de que alguien actúe inapropiadamente, es acusarlo de actuar mal, de ser desconsiderado, etc. Los atributos negativos de la otra persona dicen más sobre él/ella que sobre ti. Actúa de la forma más calmada que puedas, y pon los límites necesarios para defender tu integridad. Es más efectivo decir: “Como no llegaste a tiempo seguí los planes sola” que “Eres una desconsiderada, y por llegar tarde, como siempre, me perdí la reunión de familia”.

Acepta la realidad de la situación. Es común pensar “esto no debiera ser así”. Pero si no “pudiera ser así” no sucedería. El comportamiento del otro podrá estar lejos de lo deseable, y no tiene que gustarte, pero mejor acepta que con ese bote tienes que remar, porque no dispones de otro mejor. Recuerda que la mayor parte de los trastornos emocionales son una protesta contra la realidad.

Ayuda a la persona difícil, siempre y cuando no te descuides a ti misma. Ejercer la compasión y dar una mano sincera, puede ayudar a que el otro gravite más hacia ti y tus valores. Al propio tiempo, evita hacer el papel de “rescate”, y hacer algo por el otro que sólo él/ella puede hacer por sí mismo. Esto es especialmente difícil para los que estamos en las profesiones de ayudar, como los abogados, las enfermeras y los especialistas terapistas.

No trates de que la otra persona sienta diferente de como siente, no trates de que “se de cuenta de su error’, y vea que tus consejos son acertados. No eres responsable de sus problemas y, como dice el refrán español: “Nadie aprende por cabeza ajena”.

Por último, una cosa muy importante, es tratar de disfrutar tu vida lo más posible, aunque esta importante relación ande con dificultad. Para eso, puede que tengas que forzar la iniciativa y buscar un curso o actividad que te guste. Esto modela una conducta sana para la otra persona, y te permite lograr una medida de control emocional. ¿Quién sabe? Con el tiempo la otra persona puede ir mejorando, o tú puedes ir dándote cuenta de que puedes vivir mejor sin esa relación, o que eres capaz de valorarte y lograr metas personales, sin dejar la relación, si eso no es una solución viable.

Busco Un Amor
Comments are closed.